¿Es el desarrollo humano diferente a la psicología?

Por: Lucía Blanco

Generalmente, al pensar en desarrollo humano, pensamos o lo asociamos a la psicología; sin embargo, desde mi perspectiva; son dos mundos diferentes.

Hace unos años, en aras de concluir mi tesis doctoral; buscaba una definición de desarrollo humano; mi búsqueda, a diferencia de lo que pensé, me llevó más tiempo de lo imaginado; y también de forma inimaginable, ya que hoy día, es muy frecuente escuchar acerca del tema de Desarrollo Humano  como un concepto equivalente al crecimiento interno, al desarrollo espiritual e inclusive al “ser mejor persona”: en cursos, conferencias y ¡hasta en coaching!; me di a la tarea de adentrarme en una búsqueda que sin saberlo me llevaría a identificar diferencias entre la psicología y el desarrollo humano.

En un principio mi lógica me hizo pensar que fueron los llamados “humanistas” quienes dieron origen al término; sin embargo, en mi búsqueda descubrí que ninguno ellos, psicólogos todos, hablaba como tal del desarrollo humano. Así es que concluí que eran psicólogos humanistas, entre los que resaltan aquellos pertenecientes a la llamada Tercera Fuerza como: Fromm, Rogers y Frankl.

Mi búsqueda continúo hacia atrás, ¿Quiénes habían influenciado a todos estos psicólogos?;  que sin bien tenían un enfoque hacia la gente diferente al psicoanálisis planteado desde Freud; seguían siendo psicoanalistas, de una u otra forma.  Fue en esta pesquisa que di con Papalia, Olds y Feldman (2005) quienes relatan que los precursores del estudio científico del desarrollo fueron diarios en los que se registraba el desarrollo temprano de un niño; mismos que se denominaron Biografías de Bebés o Biografías Infantiles. Los primeros estudios de este tipo se le atribuyen a Dietrich Tiedmann, filósofo alemán y posteriormente, casi 100 años después, en 1877 Darwin publica notas sobre el desarrollo sensorial, cognoscitivo y emocional de su hijo. Es la publicación de este diario, lo que da respetabilidad científica a las biografías de bebés, que se siguieron publicando los siguientes 30 años. La publicación de estas biografías le dio a la psicología humanista un enfoque de ciencia y observación.

Por otro lado, la psicología humanista, suma a dicho enfoque tres corrientes filosóficas que influyeron notablemente en su constitución como ciencia: la fenomenología, el existencialismo y el humanismo.  En publicaciones posteriores, ahondaré más en cómo la filosofía influyó a la psicología; sin embargo, adicionales a estas corrientes, yo sumaría: la ontología, el materialismo y otros dos enfoques más contemporáneos: un sistema que en sí mismo es una concentración de diferentes enfoques y que ha influido en mi propia formación: La Biodanza y por otro lado la ontología del lenguaje: como corrientes influyentes para el desarrollo humano.

A reserva de que en posteriores entregas profundice en cada una de estas corrientes y su aportación tanto a la psicología humanista, como al desarrollo humano; para concluir esta primera aproximación al tema diré que entre las distinciones más importantes que rescato de este escrutinio es que la psicología se enfoca al estudio de la personalidad; mientras que el desarrollo humano se enfoca al estudio de la identidad. ¿Qué diferencias hay entre una y otra?, ¿Cómo cada una de las corrientes filosóficas suman o aportan a este enfoque? Sígueme en este blog, no te pierdas la próxima entrega…

Recent Posts
suscribete