Respiran polvo de tezontle por culpa de obras del NAICM

 

Miguel Muñoz

Mucho se habla de los beneficios del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en terrenos de Texcoco, Estado de México, pero el gobierno federal, en los hechos, parece que no le importa lo que tenga que hacer para acabar dicha terminal aérea lo más pronto posible.

Vecinos de municipios cercanos a Texcoco, como es el caso de Tezoyuca y Chiautla, se están quejando amargamente de la sobre explotación, principalmente, de la mina de El Tezoyo, donde se está extrayendo el tezontle que se requiere para poner los cimientos de la nueva terminal.

Dicho lugar que tiene una extensión de 42 hectáreas cuenta con el mineral suficiente por esa razón, como dicen los lugareños, la están utilizando de día y de noche desde diciembre del 2015, cientos de camiones trasladan tezontle desde el banco del material hasta los terrenos federales.

Cabe recordar que el Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México estará ubicado en 12 mil 500 hectáreas de Texcoco, que por cierto se puede llegar por la vía Tapo a las orillas de la delegación Gustavo A. Madero.

Para nivelar el terreno, se anunció la colocación de 50 centímetros de tezontle, luego drenes, otra capa de tezontle de un metro y, finalmente, otros dos metros de material pesado para acelerar la compactación del suelo.

Hay que recordar que el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México entregó un informe a la Cámara de Diputados, donde se plantea que para acondicionar las más de 5 mil hectáreas de pista del aeropuerto se requieren 63 millones de metros cúbicos de material.

Por lo anterior los vecinos de la zona ya perciben un grave daño ecológico, provocado por las mineras que extraen tezontle y otros materiales pétreos de la zona.

Cabe destacar que los contratos de las minas sostienen que son “bancos de material” en lugar de minas, lo que les permite extraer el tezontle sin tener que pagar cuotas; en otras palabras, hacen lo que se les da la gana.

También, sobre todo cuando no llueve, hay brotes de dermatitis y asma provocada por ‘la nieve roja’ (el polvo de tezontle) que levantan las góndolas” que son los camiones que transportan el tezontle.

Pero eso no es todo, además se quejan de que los accidentes han aumentado de manera considerable por culpa de las góndolas.

Los vecinos comentaron que en 2012 el ayuntamiento de Chiautla pidió a la Federación que donará la mina para convertirla en área natural protegida, y aunque la Dirección General de Recursos Materiales federal dio su visto bueno al Instituto de Administración, Avalúos y Bienes Nacionales el cambio, pero nunca se concretó.

 

Exigieron también que el todavía Gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas solicite al Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales (INDAABIN) se realice la donación de las 42 hectáreas del predio denominado Banco de Materiales Mina el Tezoyo a favor de los municipios de Tezoyuca y Chiautla, y que se convierta en área natural protegida.

Enfatizaron que más de 20 mil colonos han resultado afectados directamente por el paso diario de decenas de góndolas y camiones de volteo, que han causado muchos daños a las calles y accesos.

Al finalizar expusieron que con base en el decreto Presidencial del 29 de julio de 1966 se expropiaron los terrenos para constituir el Banco de Materiales que tuvo por objeto ser utilizado para las obras de construcción de la autopista Peñón-Texcoco. Con base en esto, los vecinos sostuvieron que quien se ostenta como dueño de la Mina el Tezoyo es René Martínez Moncayo y la empresa Martínez Villegas, S.A. de C.V. se adueñaron ilegalmente de una propiedad federal.

Por los avances de la magna obra es claro que ni la autoridad federal y la estatal han escuchado los reclamos ciudadanos, vamos a ver qué pasa en las próximas semanas pues seguramente los reclamos subirán de tono. Estaremos pendientes.

 

Nos detectamos a través del Radar Metropolitano.

Correo: mmunoz22@spciudadano.com.mx

Twitter: @miguelmunoznews

Recent Posts
suscribete